Lo que importa esta arriba, no abajo.

La siguiente es una carta abierta para aquellas compañías petroleras que actualmente se encuentran participando en las Rondas de licitaciones derivadas de la Reforma Energética.

Estimadas compañías petroleras;

En la mañana del 11 de noviembre 2013, mientras los Chiíes Musulmanes festejaban “Ashura” en el sur de Irak, una serie de ataques se desato en el campamento que albergaba cientos de trabajadores de una compañía petrolera. ¿La razón? Uno de los guardias de seguridad foráneos removió, sin consultar a nadie, una de las banderas del Imam Husayn (la figura sagrada de quien se conmemoraba la muerte) de uno de los carros de la compañía. Acto seguido decenas de trabajadores y campesinos vandalizaron el campamento altamente resguardado de la transnacional.

Yo estuve ahí esa mañana aunque afortunadamente salí un par de horas antes del campamento por azares del destino. Digo afortunadamente ya que todos los que se quedaron en la base vivieron uno de los peores días de sus vidas. Nadie resultó herido, a excepción del guardia de seguridad que se llevó una golpiza. En cuanto entró la primera oleada de campesinos, destrozaron y saquearon lo que encontraron en su paso. Desde las oficinas, los talleres, el comedor, los cuartos –incendiando el de mi vecino- hasta el gimnasio. Mientras tanto, todos mis colegas corrieron en busca de un escondite. Fueron alrededor de 3 horas de conmoción hasta que el ejército iraquí retomó control de la situación. Durante ese tiempo lo que marcó a la mayoría, mientras se escondían, fueron las crueles imágenes de las guerras anteriores.

Dicho temor hizo que el resultado de estos hechos se tradujeron en una evacuación y cese parcial de actividades de varias empresas en el sur de Iraq. Por consecuente, se incurrió en una enorme pérdida de ingresos para las compañías y eventualmente… el país. Pero los iraquís no son agresivos, al contrario, durante mis 3 años ahí lo que me demostraron fueron unas ganas enormes de superarse. Ese día solamente querían dejar en claro que NO se debía agredir a su religión, punto. No llegaron con más que picos y palos a reclamar respeto. Obviamente las emociones escalaron, pero nada que no hayamos visto en nuestro lado del mundo.

Claro que lidiar con comunidades no es nada nuevo para ustedes, pero es importante que sepan que en México tampoco es nada nuevo el cese proyectos y es aquí a donde quiero llegar. Nuestra experiencia es amplia, desde marchar con machetes y parar proyectos de gran envergadura como el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, hasta dentro del ámbito energético dónde se han parado actividades en los campos eólicos de Oaxaca e interpuesto demandas contra Derechos Humanos en las minas de Durango.

El Aire, El Mar, la Tierra y el Agua no se venden, se aman y se respetan. Asamblea Popular del pueblo Juchiteco, Oaxaca Foto: PRODESC

El Aire, El Mar, la Tierra y el Agua no se venden, se aman y se respetan. Asamblea Popular del pueblo Juchiteco, Oaxaca Foto: PRODESC

Al igual que la gente iraquí, nosotros los mexicanos no somos agresivos, ni mucho menos lo que Donald Trump pinta. Al contrario, somos de las naciones más trabajadoras del planeta. Lo único que se busca, al igual que en todos lados, es que se resguarden nuestros intereses; medio ambiente, usos y costumbres.

Es por eso que el contrato de la Ronda 1 estipula que dentro de la etapa de Transición de Arranque (90 días después de haberse firmado el contrato), ustedes como contratistas deberán realizar una evaluación Social y Ambiental del Área Contractual. De tal forma que una vez asumida la responsabilidad, cualquier daño será asumido por ustedes, lo cual también podría llevar a la anulación del contrato.

Entiendo perfectamente que exista una preocupación de su parte por estas cláusulas de rescisión, especialmente si la tolerancia a riesgo de su compañía es bajo. No obstante, la situación no tiene que escalar mientras se tome en cuenta la siguiente realidad universal; mientras para ustedes el negocio es extraer hidrocarburos del subsuelo, lo que importa para el resto se encuentra por encima de la superficie. Siempre y cuando esto se tome en cuenta -como un pilar estratégico en la gestión de los negocios- no debe existir mayor problema.

Es por eso que la presente carta es un llamado a que el desarrollo social y ambiental sea una de las prerrogativas de su empresa. No será fácil, así como el ejemplo de la bandera de Irak, en México encontrarán muchos intereses encontrados, algunos enmascarados, y otros latentes. Lo importante es tomar en cuenta que las relaciones que están a punto de establecer serán para el largo plazo y está en el mejor interés de todos que las raíces sociales que vengan a plantar perduren con el paso del tiempo.

Irak fue la última gran frontera energética en abrirse a la inversión foránea para la extracción de hidrocarburos en el 2010. Al igual que México, los ojos mundiales de la industria se centraban en ellos por las vastas reservas en su subsuelo. Con todo y eventos como el anterior, Irak ha logrado incrementar su producción a través de la apertura. Aprendamos de su curva de aprendizaje.

Sin más por el momento,

Merlin Cochran



Categorías:Desarrollo Social

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s