La importancia de los inventarios

La semana del 20 de junio los precios del barril de petróleo cayeron 5.5% después de que la Administración de Información Energética estadounidense (EIA por sus siglas en inglés) publicara su reporte de los inventarios de petróleo crudo en dicha nación[1]. Vaivenes como este han sido frecuentes en las últimas semanas, pero… ¿A qué se refieren con inventarios? ¿Qué dicen estos reportes y por qué tanto impacto? Veamos.

 

Encabezados

Múltiples encabezados de noticias sobre el impacto de los inventarios.

 

Antes que nada, es importante recalcar que existen muchas organizaciones energéticas y, por ende, distintas metodologías para definir qué se considera como inventario. De acuerdo con la base de datos de la Iniciativa Conjunta de Datos de Petróleo (JODI por sus siglas en inglés, perteneciente al Foro Internacional de Energía que recolecta información del 90% de las naciones productoras y consumidoras), se consideran inventarios aquellos depósitos de hidrocarburos a lo largo de la cadena de suministro del mercado petrolero. El monto, según comenta su manual, debe registrar la información relativa a todo hidrocarburo almacenado dentro del territorio nacional, independientemente de quién sea el propietario. La siguiente tabla segrega los depósitos a contabilizar[2]:

 

¿Qué esta incluido?

¿Qué NO esta incluido?

  • Petróleo en instalaciones de producción
  • Almacenes estratégicos gubernamentales, o de organizaciones de almacén privadas
  • En tanques de refinerías
  • En terminales de carga y de almacén
  • En oleoductos de almacén
  • En gabarras y buques costeros (siempre y cuando el puerto de salida y destino estén en el mismo país)
  • En buques estacionarios en puertos
  • En buques en vías navegables internas
  • En oleoductos
  • En vagones ferroviarios
  • En camiones cisterna (pipas)
  • En búnker de barcos que se dirigen a alta mar
  • En almacenes marinos (bunkers at sea)
  • Inventarios militares
  • Reservas (petróleo todavía no producido)
  • En comercios al por menor (gasolineras) o tanques menores a 50 mil barriles (inventarios secundarios)
  • En almacén del consumidor final e.g. plantas eléctricas o de uso residencial (inventarios terciarios)

 

Una vez que se tiene ese valor ¿De qué sirve? Los primeros factores a considerar son qué tan actual es el valor, y cuál es su variación. La base de datos de JODI, aunque es la más completa, no tienen un impacto inmediato dado que se lleva meses en recopilar la información de tantos países y, por ende, en publicarla. Para efectos de entender el estado actual del mercado se utilizan los datos publicados por otras agencias como la EIA, quien publica los niveles de inventarios semanalmente ─cada miércoles a las 10:30 AM de Estados Unidos para ser exactos─ en su “Weekly Petroleum Status Report”. Dichos niveles no sólo son del petróleo crudo, sino también se incluyen los inventarios de gasolinas, combustible de aviación y otros productos refinados (para efectos de simplicidad, en este artículo nos enfocamos en los inventarios de crudo). Respecto a la variación; lo que importa no es tanto el valor final, sino la diferencia con respecto al “cierre” anterior. La siguiente tabla es un reporte semanal. Una diferencia negativa significa que los inventarios están disminuyendo respecto al periodo anterior, y viceversa.

 

EIA report

Fuente: EIA. Reporte Semanal de la primer semana de Julio, 2016

 

Oferta y Demanda

En términos económicos, sin duda la mayor importancia de dichos niveles es brindar una perspectiva palpable respecto al balance entre la oferta y la demanda del mercado[3]. Dígase palpable ya que, siendo el petróleo un activo almacenable, su precio más tangible es aquel que se obtiene por medio de la demanda diaria de dicho activo (mercado Spot). En otras palabras, el precio del petróleo publicado diariamente, es el precio que el mercado está dispuesto a pagar por los inventarios disponibles. Así mismo, si existen noticias sobre cambios a la demanda o a la oferta en un futuro, el primer precio en reaccionar es el de los inventarios[4].

Por consiguiente, un movimiento a los inventarios normalmente conlleva a un movimiento en el precio del petróleo. Por ejemplo, cuando los niveles están bajos significa que hay escasez de petróleo en el mercado y esto puede ser el augurio de que el precio del petróleo va a subir. En contraparte, cuando el mercado se encuentra sobre abastecido (como lo está actualmente), la lógica nos dice que habrá una reducción en el precio y un incremento en el nivel de inventarios.

Amortiguador de SHOCKS

Como comentábamos en el artículo pasado, el balance entre la oferta y la demanda se puede volver volátil (inelástico) cuando se interrumpe la cadena de valor. Dado que ni la oferta ni la demanda pueden reaccionar de manera inmediata, los inventarios sirven para absorber los desequilibrios en el corto plazo[5]. De manera que mantener inventarios es un medida preventiva en contra de cambios drásticos en el precio del petróleo (siempre y cuando el costo de almacén lo permita)[6].

¿Quién hace uso de dicha información?

Tanto los gobiernos, como las compañías petroleras y refinerías, analizan la información de los inventarios para tomar decisiones de planeación a futuro (dígase vender, almacenar o dejar de producir). Para ello se deben tomar en cuenta la demanda y la oferta esperada –junto con un factor de seguridad que tome en cuenta posibles shocks en la cadena tanto en la oferta o la demanda─ a nivel nacional e internacional.[7]. A nivel macroeconómico, es por eso que existen gobiernos con almacenes estratégicos de hidrocarburos, como el “Strategic Petroleum Reserve” de Estados Unidos.

A su vez, la información es útil para los analistas, los dueños de depósitos, los comerciantes (traders), los fondos de cobertura (hedge funds), y cualquier otra entidad que quiera beneficiarse especulando ganancias al tratar de predecir el rumbo del precio del petróleo. La disponibilidad de esta información permite tomar decisiones inmediatas y estratégicas a todos aquellos involucrados en el intercambio del producto. La realidad es que todo mundo busca tener depósitos llenos en momentos de vacas flacas y ser quien venda cuando el precio esté alto. De hecho, Pemex no es ningún extraño en esta práctica y en su momento ha duplicado sus niveles de inventarios en busca de dichas oportunidades[8].

Pero beneficiarse de esta forma no es tan fácil como parece. Conforme suben los niveles de inventarios, también suben los costos de almacenaje y esto hace menos rentable la retención. Por ejemplo, si el día de hoy fueses a comprar el equivalente a un buque petrolero con afán de mantenerlo flotando en lo que suben los precios, necesitarías contar con un cliente a futuro que esté dispuesto a pagar entre $10 y $12 dólares por barril más de tu precio de compra[9]. Esto es, un 25% extra del precio actual para que puedas cubrir tus gastos de almacén y también obtener una ganancia.

No obstante es casi imposible predecir la volatilidad del mercado en base a los inventarios dado que no todos los países registran este valor y de aquellos que sí lo hacen, tampoco es posible distinguir cuales de esos inventarios forman parte del proceso de operaciones normales, y cuáles están especulando un mejor mañana[10]. Por otra parte, la información puede estar sesgada gracias a variaciones estacionales y días festivos[11]. Es por eso que la lógica descrita en la oferta y la demanda no siempre se materializa. En otras palabras, no existe una regla general que dice que necesariamente los niveles de inventarios suben cuando el precio del barril está bajando o cuando ocurren irrupciones en la cadena de suministro. La historia está llena de ejemplos y situaciones en donde esto no pasa. En 1990, por ejemplo, los inventarios no subieron como uno pensaría a pesar de la Guerra del Golfo[12]. Por su parte, en lo que va de este año el incremento de inventarios continúa a pesar de que el precio del barril se ha duplicado en el mismo lapso.

 

Inventarios.png

Fuente: Administración de Información Energética (EIA por sus siglas en ingles)

 

Concluyendo

Volviendo a la pregunta inicial, la semana del 20 de junio los analistas (junto con el mercado en general) estimaban que el reporte la EIA trajera consigo una reducción considerable en los niveles de inventarios. Lamentablemente la reducción reportada fue mínima. ¿La reacción? El mercado tomó esto como una seña de que se sigue conteniendo una sobre oferta. Por consiguiente los comerciantes empezaron a vender inmediatamente después del anuncio, causando un impacto negativo en su precio.

En resumen los inventarios proveen una medida para determinar si la demanda se encuentra por encima de la oferta, qué tanto, y por cuánto tiempo[13]. Es por ello que el punto más importante no proviene del cambio de una semana, sino de las tendencias acumuladas. Desde el 2014 la oferta ha estado excediendo el consumo global y es por eso que el mundo ha estado agregando inventarios cada trimestre, mientras que agencias con la EIA esperan que la tendencia continúe por el resto del año[14]. No obstante, cabe resaltar que en 6 de las últimas 10 semanas ha habido una reducción en los niveles de inventarios de Estados Unidos. Inclusive los inventarios en lugares como Arabia Saudita también han estado bajando últimamente. Todo esto en conjunto es un indicativo de que el mercado se esta balanceando[15]. Es por eso que la comunidad petrolera ha mantenido el foco en estos niveles, ya que si la producción no incrementa y la tendencia continua a la baja, esto será razonablemente el mejor indicio de que este ciclo de sobre abasto de petróleo estará concluyendo.

FIN


Notas a  pie de página:

[1] Bloomberg – Oil Falls After U.S. Crude Stockpiles Shrink Less Than Expected – Porcentaje en base al spot WTI

[2] La definición alude específicamente a inventarios primarios. Cabe resaltar que la mayoría de las organizaciones mundiales (APEC, Eurostat, EIA, OLADE y UNSD) siguen lineamientos similares de reporte basándose en su ubicación geográfica. La diferencia más grande proviene de la OPEP, quien toma como criterio principal el propietario de dichos hidrocarburos independientemente de su ubicación. Para las diferencias de la EIA favor de ver las notas de la Tabla en el reporte semanal.

[3] Investopedia: Why It Is Important to Follow Crude Oil Inventories

[4] Kilian et al. 2010 – The role of inventories and speculative trading

[5] Ye, M. Zyren, J. & Shore J. 2003 “Elasticity of Demand for Relative Petroleum Inventory in the Short Run” Atlantic Economic Journal, Vol 31(1): 87-103

[6] EIA – Factos influencing oil prices

[7] JODI –  Oil Manual

[8] Periódico Reforma – Duplica Pemex sus inventarios

[9] EIA – High inventories help push crude oil prices to lowest level in 13 years.

[10] Ibid 6.

[11] Crude oil inventories (2003). In B Etzel. Webster’s new world finance and investment dictionary. Boston, MA: Houghton Mifflin Harcourt.

[12] Ibid 4.

[13] Ye, M et al. International Advances in Economic Research (2002) 8: 324. doi:10.1007/BF02295507

[14] Oxford Institute for Energy Studies – Adjustments in the Oil Market: Structural, Cyclical or both?

[15] Bloomberg – Oil Glut is fading where you would least expect: Saudi Arabia



Categorías:Conceptos, Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s